PINTIA 2008

Nuevo

"EL TORO DE VEGA SICILIA"

Cremoso y con mucho peso de fruta, que proviene de una excelente materia prima; a pesar de su alta graduación, el alcohol aparece perfectamente integrado, destacando el vino por su equilibrio

Más detalles

60 artículos

Ficha técnica

D.O. TORO
Bodega PINTIA
Tipo de Uva TINTA DE TORO
Vinificación 14 MESES EN ROBLE FRANCÉS
Visual CEREZA MUY INTENSO
Aroma ELEGANTE / FRUTOS NEGROS / ESPECIADO
Sabor POTENTE / AGRADABLE / REDONDO
Alcohol 15 %
Temperatura del Servicio 17º-18º
Puntos Parker 95
Puntos Peñin 96
Guarda 2028

39,90 €

Más

JAVIER AUSÁS

Año 1982: arranca en la España vinícola un sello de calidad para muchos todavía desconocido, Ribera del Duero. Lo hace impulsado por un mito, una firma imprescindible de la que podría denominarse “Marca España”, Vega Sicilia. Coincidencia o no, entra a formar parte en esa misma fecha del equipo técnico de esta bodega un joven recién llegado de sus estudios enológicos en Francia tras un breve paso por la escuela de enología de Requena. Es Javier Ausás.

Se cumplen tres décadas desde aquel aterrizaje y nadie mejor que este enólogo gerundés puede ser considerado el artífice o “culpable” siempre desde un perfil alejado de los focos mediáticos de lo que es hoy Vega Sicilia, un proyecto sólido en la constancia de su casa matriz pero ambicioso como pocos en su proyección. Un diagnóstico del que dan fe nombres como Alión, Oremus, Pintia o más recientemente Macán.

BODEGA

En los años 1995, 1996 la familia Álvarez enpezo a pensar en una nueva bodega y en los lugares de España donde podían crearla. Castilla y León tiene un gran río, el Duero, punto de encuentro de sus dos bodegas ya existentes, vega sicilia y alion y que termina en otra gran región vitivinícola, oporto. No muy lejos a 100 km y sobre el mismo río Duero esta toro. Famosa región productora de vinos desde hace siglos y con gran prestigio en grandes épocas de su vida.

Pensarón que podía ser un reto desarrollar un proyecto allí, una zona no muy de moda en aquellos años pero de una gran potencial.

David Álvarez y su hijo Pablo al frente, han ido poniendo en pie este proyecto. Desde la fecha de la compra hasta el momento en el cual se empiezan a denominar como Bodegas Pintia, deciden comprar viñedos viejos y replantar de esas cepas madres. También se realizar importantes obras para adecuar a la nueva bodega para el proceso de elaboración de Pintia. Una inversión muy seria en una región nueva para esta familia.

En los años 1997, 1998, 1999 y 2000 comprarón todo el viñedo viejo que tiene entre 25 y 50 años y el resto hasta completar las 106 hectáreas de viña que en este momento hay en explotación y suficiente para en un futuro autoabastecerse.

Durante esos 4 años hicierón experiencias de elaboración para tratar de ver cual era el potencial de los vinos de toro. Y vierón que era un estilo de vino donde lo mas importante, a su entender era conservar la fruta de la uva, de manera que todo el proceso de elaboración y crianza del vino esta enfocado a preservar la fruta y al mismo tiempo tratar de conseguir lo mas elegante posible en una región austera como toro.

Con esa idea nace la primera cosecha, 2001, para ser comercializada en el año 2004. No sabian la capacidad de envejecimiento de Pintia, pero año tras año y juntos lo iran descubriendo. Para la familia Álvarez hacer un vino lleva toda una vida, porque jamás se deja de aprender, año tras año la naturaleza les da algo diferente. La familia esta segura que iran conociendo, poco a poco el potencial de una gran zona como toro.

La producción se inicio con 40.000 botellas en la cosecha 2001 y en el año 2011, han llegado a esa máxima producción entre 250.000 y 300.000 botellas.

Con la finalización de las obras en Bodegas Pintia en 2006 queda constituida la cuarta obra maestra llevada a cabo por la familia Alvarez. Bodegas punteras en su sector, pensadas para hacer el mejor vino posible, diseñadas con funcionalidad donde la limpieza es la primera máxima a respetar.

Las más modernas instalaciones, los mejores materiales con una alta rotación de los mismos, un viñedo muy cuidado, buenos profesionales y una política eficaz... son algunas de las claves del triunfo de Pintia.

TORO

Los vinos de Toro cuentan con una gran tradición. Sus orígenes son anteriores al asentamiento de los romanos.

En la Edad Media fue considerado un bien de gran aprecio, siéndole concedido privilegios reales que permitían su comercialización en ciudades donde la venta de otros vinos estaba prohibida.

Se llenaron con estos vinos bodegas reales y navíos que alcanzarían las tierras del nuevo mundo.

Durante el siglo XIX se exporta en grandes cantidades a Francia para suplir la falta de vino provocada por la plaga de la filoxera.

En los años 70 del siglo XX se dan los primeros pasos para crear lo que con el paso del tiempo llegaría a ser la Denominación de Origen Toro, cuya culminación llega en 1987.

En la actualidad el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Toro avala la calidad de 51 bodegas.

La evolución que ha experimentado en las últimas décadas les ha llevado a ser protagonistas del magma que arrastra la crítica de vinos tanto a nivel nacional como internacional.

La provincia de Zamora está situada en el extremo occidental de la región de Castilla y León. La zona de producción de los vinos amparados por la D.O. Toro se encuentra situada al sureste de la provincia de Zamora y suroeste de la provincia de Valladolid. Comprende parte de las comarcas naturales de Tierra del Vino, Valle del Guareña y Tierra de Toro y linda con los páramos de Tierra del Pan y Tierra de Campos.

La extensión total de la zona que ampara la D.O. Toro, abarca 62.000 Has. de terreno, la superficie dedicada a viñedo es de 8.000 Has., de las cuales 5.800 están registradas en el Consejo Regulador, que pertenecen a los algo más de 1.200 viticultores inscritos.

El compromiso con la calidad conlleva al cumplimiento de una rigurosa normativa vigente, que dicta el Reglamento por el que se rige la Denominación de Origen Toro. Este reglamento contempla todo el proceso con normativas específicas que van desde la implantación del viñedo y sus prácticas culturales hasta la comercialización del producto embotellado; detallándose en cada caso normas de calificación de producto amparado, de etiquetado, de vendimia, de producción y de expedición de producto, etc. siendo en su conjunto las que nos garantizan el origen y certificación del producto.

Los vinos tintos se elaboran principalmente con la variedadTINTA DE TORO, buscando siempre el grado de madurez necesario para obtener vinos donde el equilibrio de sus componentes redunden en la notable calidad de los vinos.

La uva despalillada se encuba en depósitos donde fermentará en presencia de los hollejos durante un tiempo que dependerá del tipo de vino a obtener. Así los vinos jóvenes tendrán encubados más cortos y los vinos destinados a envejecimiento en barricas de roble bordelesas tendrán maceraciones más largas, extracción que la barrica domesticará con el paso del tiempo potenciando la longevidad de los mismos.

Dadas las excepcionales condiciones climatológicas que se prestan en la zona, la variedadTINTA DE TORO madura temprano, esto da la oportunidad para que las bodegas elaboren además, vinos por el sistema de maceración carbónica (encubado de racimos enteros), estos vinos fragantes, frescos y aromáticos se empiezan a comercializar a partir del mes de noviembre, dentro del mismo año de la recolección de la uva.